26/12/2013

La tasa de interés interbancaria: 1995-2013

El Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) tiene como misión la estabilidad de la moneda nacional lo que implica una emisión de dinero nacional que no genere una inflación permanente que afecte nuestra capacidad adquisitiva en el tiempo[1].  

Como parte de la política económica tenemos la política monetaria cuyo responsable por mandato constitucional es la institución antes mencionada. Actualmente la política monetaria, en términos prácticos, consiste en controlar la inflación (meta final) utilizando la tasa de interés interbancaria (meta operativa). A este sistema se le denomina el esquema de la meta explícita de inflación y viene siendo aplicado desde el año 2002.

Es importante resaltar que la tasa de interés interbancaria no se fija por decreto sino por las fuerzas de la oferta y demanda en el mercado de las reservas bancarias. Sin embargo, el BCRP define una tasa de interés de referencia  de la política monetaria y a través de operaciones de mercado abierto, monetarias y cambiarias influye en el mercado de dinero de tal manera que la tasa interbancaria se ajuste lo más posible a la de referencia. Ésta  es la que influye en el resto de tasas de interés de la economía como es el caso de los préstamos hipotecarios, corporativos, de consumo, personales, empresariales, etc.

Si bien es cierto que la tasa interbancaria hoy en día goza de mucha estabilidad,  la debilidad del esquema de la meta explícita de inflación en los últimos años  fue que la tasa de crecimiento de la base monetaria se volvió muy variable. Comparando el sistema actual con el que se utilizó antes del 2002, me refiero a la meta de la base monetaria, vemos que en éste las tasas de crecimiento de la base monetario fueron muchos menores. 

El sistema anterior, aplicado desde 1994 hasta el 2001, consistía  en que el BCRP definía  una meta  intermedia, la tasa de crecimiento de la base monetaria o la emisión de dinero; una meta operativa, el saldo de las cuentas corrientes que los bancos comerciales tienen en el BCRP,  y una meta final, la inflación;  a través del constante seguimiento a los saldos de las cuentas corrientes de los bancos el BCRP lograba su meta intermedia de tal manera de cumplir con la meta final que se proponía esta institución que consistía en que la inflación se ubique dentro de una banda de valores. Por ejemplo, para el año 2000 el intervalo fue 3.5 y 4%  y para el 2001 éste fue de  2.5% y 3.5%.

Otra característica importante del sistema del control de la base monetaria era que la tasa de interés interbancaria se fijaba por la interacción de la oferta y la demanda sin ninguna intervención. Una fortaleza de este sistema es que evitaba que el ente emisor tenga total libertad para emitir dinero de acuerdo a sus objetivos y que por tanto que goce de lo que se conoce en la literatura macroeconómica como la discrecionalidad monetaria.

 A continuación realizaremos un estudio empírico analizando la evolución de la tasa de interés interbancaria en nuevos soles, de frecuencia diaria, de la tasa de crecimiento de la base monetaria y de la inflación del año 1995 al año 2013, a través de  una serie de gráficos. La investigación tiene como objetivo explorar la diferencia entre las variables antes mencionadas en cada uno de los sistemas adoptados por el BCRP.  

FIGURA Nº 1

En la Figura Nº 1 tenemos la evolución de la tasa de interés de referencia de la política monetaria y la inflación desde setiembre del 2003 hasta noviembre del 2013. Se puede observar que ambas tuvieron fuertes variaciones en diferentes periodos. En adición, en algunos periodos cortos la primera no tuvo una estrecha relación con la segunda.

En la Figura Nº 2 tenemos la tasa de interés interbancaria, desde abril del año 1995 hasta diciembre del año 2001. Se puede ver una gran variabilidad incluyendo picos que sobrepasaron el 70%. En el periodo anterior a la crisis del Asia de finales del siglo pasado, la tasa interbancaria tuvo una oscilación entre valores de 1% y 20% aproximadamente. Las fluctuaciones se volvieron mucho más intensas durante los años de la crisis económica del Asia que nos afectó en cuanto al flujo de divisas se refiere ocasionando que el tipo de cambio suba fuertemente. Los grandes picos de la tasa interbancaria se relacionaron con la venta de dólares que efectuó el BCRP con la finalidad de evitar una fuerte depreciación de nuestra moneda respecto al dólar de los EEUU. La venta de dólares ocasionó que por momentos se diera escasez de nuevos soles en el mercado de reservas bancarias presionando a la suba a la tasa de interés interbancaria comprometiendo la cadena de pagos empresarial.

FIGURA Nº 2


En la Figura Nº 3 podemos observar la tasa antes mencionada desde el año 2002 hasta fines del año 2013. Si bien es cierto que se observa que la variabilidad fue casi imperceptible, sin embargo sí existieron picos  como fue el caso del día  16 y 17 de setiembre del 2002, que alcanzaron el 12.88% y 16.13%, respectivamente.

FIGURA Nº 3









En la Figura Nº 4 tenemos la tasa interbancaria en el 2013. Cabe destacar que durante todo este año la tasa de referencia tuvo un valor de 4.25% y a partir del mes de noviembre disminuyó a 4%. Sin embargo, como se puede apreciar en la figura, la tasa de interés interbancaria tuvo algunos picos que superaron a la tasa de referencia como fue el caso de los días 22 y 23 de agosto, y 29 de noviembre, con tasas de  5.9%,  4.96% y 4.6%, respectivamente Todo esto se debió a la venta de dólares del ente emisor para atenuar la elevación del tipo de cambio.

FIGURA Nº 4












En la Figura Nº 5 se tiene la evolución de la tasa de crecimiento anual de la base monetaria (eje izquierdo) y la inflación anualizada (eje derecho). Si analizamos el crecimiento de la base monetaria, podemos dividir los datos en dos fases: la primera del año 1999 hasta el año 2001, y la segunda, a partir del año 2002 hasta fines del  año 2013. En la primera fase se observan oscilaciones de la tasa de crecimiento de la base monetaria menores que las de la segunda fase. Si bien es cierto que la crisis económica financiera internacional afectó a la economía peruana en el año 2009, donde se puede apreciar que esta tasa disminuyó fuertemente, es a partir del año 2002 que se observan grandes tasas de crecimiento de este agregado monetario, superiores a las de la primera fase.

FIGURA Nº 5













En  cuanto a la inflación, se puede observar que a partir del año 2004 ésta se desarrolló con grandes fluctuaciones hasta nuestros días.  En el año 2008  la inflación superó el 6% y luego disminuyó en el 2009 hasta 0.2%. Sin embargo a partir del año 2010, la base monetaria nuevamente empezó a crecer a tasas bastantes altas. Entre los meses de octubre del 2011 y junio del 2012. La inflación  tuvo un valor mínimo y máximo de  4% y 4.7%, superando la meta del 2%. Hacia finales del 2013, mientras se escriben estas líneas, la inflación cerrará el año muy cerca al 3%.

Del estudio empírico realizado en el presente artículo, se pueden obtener conclusiones muy interesantes:

a)    La tasa de crecimiento de la base monetaria tuvo una oscilación más intensa y con mayores valores a partir del año 2002 lo que demuestra la discrecionalidad monetaria del BCRP.

b)    Las tasas de inflación a partir del año 2003 fueron más altas que cuando se utilizó la estrategia de la meta de los agregados monetarios.

c)    A la gran expansión monetaria del año 2008 y 2010 le siguieron tasas de inflación que sobrepasaron  la meta explícita de inflación del 2% lo que demuestra la debilidad de este esquema cada vez que el BCRP aplica una política monetaria expansiva para estimular la demanda agregada. Esto último es consecuencia de la discrecionalidad monetaria.

d)    El esquema de la meta explícita de inflación no es coherente con una política monetaria expansiva y contracíclica dado que la inflación deja de ser la prioridad y es reemplazada implícitamente por una supuesta meta de la demanda agregada.

 * los datos utilizados en los gráficos y en el texto han sido obtenidos del BCRP




[1] Normalmente el BCRP se jacta de cumplir la meta de la inflación porque ésta se encuentra dentro de la banda de 1% y 3%. Esta es una visión demasiada cortoplacista. Sin embargo en los últimos años no solamente la inflación ha sobrepasado esta banda sino que los resultados han sido muy cercanos al límite superior. La pregunta es: ¿por qué no estamos más cerca al límite inferior? Otro aspecto muy importante que no se considera en el debate es que la inflación es un tema intertemporal y que por tanto debemos ver a ésta como una variable en un horizonte de tiempo. Por ejemplo, si el BCRP considera bueno que la inflación sea del 3% anual, también debería decirnos a todos los peruanos como esta inflación nos afecta en los próximos 10 años. Tal es el caso de las personas que actualmente les falta 10 años para jubilarse y otros que se están jubilando que dicho sea de paso es un caso muy distinto a un joven que recién se está incorporando al mercado laboral. Esta distinción no la hace el BCRP. Por otro lado la inflación utiliza un índice de precios del consumidor que no necesariamente se ajusta con el consumo que realizan las personas adultas mayores. En todo caso, debería darse énfasis a quienes les afecta más la inflación a lo largo de los años  y no solamente dar una explicación mecánica y superficial del tema como si la inflación nos afecta todos por igual.

5/12/2013

El mito del PBI

¿Por qué los hacedores de política económica, connotados académicos, reconocidos reporteros de diarios y programas televisivos, les encanta angustiarnos al mejor estilo de las profecías de Nostradamus: “el producto bruto interno, PBI, este año crecerá apenas 4.5% en vez de hacerlo al  5% como pronosticaron los expertos………….”

Pues todos vivimos atentos a las noticias sobre cómo le irá a la economía,  si creceremos más o menos que el año pasado, preguntándose si se logrará la meta planteada por el gobierno y si las predicciones de las instituciones  académicas se están cumpliendo. Por momentos reina el optimismo y luego caemos en el pesimismo cada vez que el PBI crece menos de lo que esperábamos. Algunos salen a dar opiniones pesimistas, diciendo que en los próximos años el PBI  crecerá apenas 4%, pero, ¿qué significa este número que puede cambiar realmente nuestro ánimo y el de todo una población incluyendo políticos y congresistas?¿Están exagerando o es la verdad?¿Puede la ciencia económica darnos la información sobre  cómo le irá a la economía en los próximos año con la exactitud de puntos decimales?¿Acaso no será que todo esto no es más que una arrogancia académica dizque científica?

Veamos un par de comentarios respecto a este indicador estrella y luego haremos un análisis sobre las limitaciones de éste desde un enfoque de la teoría del ciclo económico de la escuela  austriaca.

La revista Velaverde que últimamente está circulando en Lima, tiene una columna anónima[1] llamada “El Inquisidor” en donde el día lunes 18 de noviembre publicó un artículo denominado “El Manan Kanchu del PBI” realizando una crítica que vale la pena resaltar.

Inicia diciendo que el PBI no es un buen indicador del bienestar de la población, y que normalmente se utiliza para comparar gestiones presidenciales como es el caso del ex presidente del gobierno anterior en que se jacta que su gobierno fue mucho mejor que el actual por la sencilla razón de que la tasa de crecimiento del  PBI es mayor, lo cual hasta cierto punto de vista es risible por no decir, jocoso.

El anónimo sostiene que no debemos confiar mucho de este indicador debido a la gran informalidad que existe en nuestra sociedad sobre todo en los diferentes mercados de trabajo no calificado y en muchas empresas como es el conocido y documentado caso de la minería ilegal en el departamento de Madre de Dios, que dicho sea de paso tiene uno de los mejores sueldos a nivel nacional[2]. También señala la dificultad de medir el impacto que tiene en la producción el avance tecnológico de los equipos de comunicación y de qué manera las transacciones del narcotráfico y de los juegos ilegales generan empleo y por tanto renta.

Es obvio que si producimos más estaremos mejor pero el artículo considera que solamente concentrarse en el PBI es una manera muy simple de analizar los problemas socioeconómicos de fondo que adolece la economía peruana. En otras palabras, no podemos engancharnos a una sola variable que tiene mucho de estimación estadística.

Hugo Santa María, socio de Apoyo Consultoría,  publicó un interesante artículo el día lunes 2 de diciembre en el diario Gestión, donde explicó cómo nos afectaría crecer 5% en vez de hacerlo en 6% en los próximos cinco años. Planteó lo siguiente: se perderían 140,000 empleos formales, las familias tendrían menos ingresos por un valor de S/.160.00 disponibles  para gastar cada año, se dejaría de invertir $27 mil millones, no se venderían 3.5 millones de toneladas de cemento y 28 mil autos nuevos, 160 mil familias de zonas urbanas dejarían de ingresar a la clase media, el gobierno no recaudaría S/.24 mil millones y finalmente 320 mil personas seguirían siendo pobres. 

Obviamente que estas cifras son preocupantes porque de ser cierto, cuánto habremos perdido en las décadas de los años ochenta y noventa. Mejor ni imaginarnos. Pero definitivamente que estas estimaciones confían demasiado en un indicador estadístico. Aquí se está asumiendo que la estructura de la producción y sus respectivas ganancias económicas se mantienen iguales en el tiempo. Y también, que el PBI afecta a todos por igual. 

Considero que en la mente de los analistas económicos está muy arraigada la idea de que en base a un indicador podemos hacer predicciones y definir si la economía está yendo por buen camino. Y esto también va para los hacedores de política porque cada vez que el PBI crece menos de lo que ellos creen que es lo “ideal” comienzan a aplicar lo que se conoce como políticas contracíclicas que no es nada más que una estrategia keynesiana para estimular la demanda agregada. ¡Otra vez con los promedios!

Al respecto, los textos básicos de economía nos explican que el PBI es sólo una parte de la gran producción, debido a que éste  nos dice solamente cuál es el valor monetario de la producción de bienes y servicios “finales” dentro de nuestro territorio en un periodo determinado, refiriéndose aquellos bienes  que no sufrirán transformación alguna en el proceso productivo y que irán consumiéndose en el tiempo, algunos en un periodo muy breve y otros en años. El sustento de usar este tipo de indicador es para evitar la doble contabilidad. 

Sin embargo se sacrifica información valiosa relacionada a todas las inversiones que se han efectuado en las distintas etapas de la producción total, desde los bienes de orden superior (insumos alejados del consumo) hasta bienes de primer orden (bienes que ya no son transformados y que llegan a manos del consumidor) siguiendo la terminología de quien fuera el iniciador de la escuela económica austriaca, Karl Menger.

A continuación veamos algunos conceptos de la metodología que utiliza el Instituto de Estadística e Informática del Perú, INEI para la estimación del PBI anual, publicado en su página web.

 a) “En el campo del análisis macroeconómico y de la comprensión de la realidad económica, se concibe al Producto Bruto Interno (PBI) como el indicador más completo e importante de la economía por su capacidad de sintetizar, representar y explicar el comportamiento de la economía.”

b) “Esta forma de expresión del PBI para la economía, muestra el Valor
Bruto de Producción libre de duplicaciones ya que el valor agregado de
cada unidad productiva excluye el valor de los insumos intermedios
utilizados en el proceso de producción.” 

El mensaje es claro, pues, el gasto empresarial que realizan todas las empresas para la adquisición de sus insumos para la producción, capital de trabajo, pago por el uso de bienes de capital, sueldos adelantados, es justamente inversión para producir bienes intermedios, deja de ser importante para dar paso a los bienes finales, que se considera,  como señala el primer párrafo, una medida completa de la actividad económica.

En adición, se sostiene, y es correcto, que el PBI es la suma de todos los valores agregados que se van formando en los procesos productivos. Éste  es la diferencia entre el valor del bien final y el valor de los insumos adquiridos para la producción e incluye el pago de salarios, sueldos y la rentabilidad económica del empresario. De ahí que es una renta neta porque excluye el gasto empresarial el mismo que es considerado por el  INEI como consumo interno. Esta institución estima el valor total de la producción, y luego le resta el consumo interno obteniendo el valor agregado total, que sumado los impuestos y los derechos de importación, arroja el PBI.

Veamos que nos dice Huerta de Soto[3] (2001) al respecto:

“.. El producto nacional bruto[4] incorpora el valor de las ventas de capital fijo o duradero, como los inmuebles, los vehículos industriales, la maquinaria, las herramientas, los ordenadores, etc., que se terminan y se venden a sus usuarios finales durante el ejercicio, siendo considerados, por tanto, como bienes finales. Pero no incluye, en forma alguna, el valor de los bienes de capital circulante, los productos intermedios no duraderos, ni los bienes de capital aún no terminados…….en suma…..el producto nacional bruto es una cifra agregada de valores añadidos que excluye la parte más importante de los bienes intermedios (pág.247)”

Asimismo Huerta de Soto nos dice que el  PBI debería cambiar de nombre y llamarse el producto neto interno dado que excluye el gasto en bienes intermedios reflejando la sumatoria de los valores agregados en toda la producción. Al ser el PBI un gran ingreso en la economía de todos los bienes y servicios finales producidos y vendidos,  y al excluir los ingresos que tienen las empresas en las etapas intermedias de producción, entonces, el PBI también podía llamarse el ingreso neto.

Sin lugar a dudas el indicador más completo de la actividad económica  es el valor bruto de la producción y es de mayor magnitud que el PBI y explica  toda la actividad económica incluyendo el gasto empresarial orientado a la inversión. Por ejemplo, si las estadísticas nos dicen que el consumo es aproximadamente el 60% del PBI y la inversión el 25%, entonces, podemos decir que el primero es más representativo que el segundo en la actividad económica  y que por tanto tiene mayor relevancia[5]. Sin embargo, teniendo en cuenta todas las etapas de la producción que consideran el gasto que hacen las empresas para adquirir el material necesario para la producción, entonces  la inversión total supera a la que se ve reflejada en el PBI.

Podemos plantear que si bien es cierto que el PBI es un indicador de la actividad económica, hay que reconocer que es bastante incompleto pudiéndonos dar una visión distorsionada y alejada de la realidad. Y lo más preocupante es que la política económica considera a esta variable como la más representativa de la producción. Sin embargo, más allá de que sea un indicador eficiente y estimado con mucho esfuerzo, profesionalismo y dedicación, desde una perspectiva de política económica puede crear una visión errada porque sencillamente los hacedores de política económica se concentran en el crecimiento del PBI y lo comparan con el PBI potencial y en base a este diferencial determinan si la economía está creciendo de una manera normal, acelerada o lenta, y deciden si aplican o no una política económica contracíclica[6]. Y justamente esta manera de ver las cosas hace que los políticos no enfoquen lo que hoy en día es uno de los problemas que más nos afectan como sociedad: la producción informal.

Los políticos, al estar concentrados de manera exagerada en el PBI y por tanto en bienes finales, sin darse cuenta, están dándole demasiada importancia y se encapsulan en el gasto en vez de dirigir su artillería pesada a las etapas intermedias dado que son éstas las que deciden si la sociedad podrá consumir más y si el gobierno podrá contar con mayores recursos en el futuro. 

En otras palabras, en vez de darle importancia a los procesos productivos que permiten que el PBI crezca, y atacar el problema de fondo que es la economía informal y su bajísima productividad, (visión clásica  y de largo plazo de la economía) se fijan en cómo gastar más para que el PBI sea mayor (visión keynesiana y de corto plazo). Y es por esta visión estática cortoplacista de los procesos económicos y de la ciencia económica en general  que muchas personas e instituciones académicas le siguen dando importancia a si crecemos o no un punto porcentual.   



[1] Tengo mis sospechas de quién se trata, por la manera de escribir y por las palabras que utiliza, pero me mantendré callado, no vaya a ser verdad lo que pienso…….
[2] Según estadísticas del Ministerio de trabajo y promoción del empleo, en el año 2012 el ingreso laboral mensual promedio de la PEA ocupada en Madre de Dios fue S/.1,865, el mayor a nivel nacional, superando a Lima, S/.1,516, a Moquegua, S/.1,779 y al  Callao, S/.1,329.

[3] Huerta de Soto, Jesús, “Dinero, Crédito Bancario y Ciclos Económicos”, quinta edición, Unión Editorial, Madrid, 2011,
[4] El autor hace referencia al Producto Nacional Bruto, PNB y no al PBI, y esto es muy común en muchos países. La diferencia entre los dos es la renta de factores. El Instituto Nacional de Estadística e Informática considera al PNB como el ingreso nacional.
[5] Este es el meollo de la teoría keynesiana que es fundamentalmente de corto plazo. De ahí que se plantea que el consumo es mejor que el ahorro para iniciar el despegue de una economía. Al respecto, existió un gran debate en el siglo 20 al respecto conocido como la paradoja del ahorro, siendo Hayek el que prácticamente demostró el error conceptual de ésta.
[6] La autoridad monetaria varía la tasa de interés y el gobierno, a través del ministerio de economía, modifica la velocidad del gasto público.

28/11/2013

Cómo nos afecta la inflación encubierta

Estimada ama de casa o padre de familia, usted se ha preguntado: ¿de que nos sirve que las autoridades nos digan que la inflación es del 3% si los precios de los alimentos están aumentando en un mayor porcentaje?

La institución responsable de estimar la inflación es el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) y todos los meses publica la inflación para Lima y Callao.

Pero la inflación es un promedio de una serie de bienes y servicios, nacionales e importados, que conforman lo que esta institución denomina "canasta básica del consumidor".

Ésta es diseñada en base a un criterio que consiste en los bienes y servicios que más consumen las familias en un periodo determinado. Pero como comprenderás, se hace muy complejo poder definir a una familia representativa de todo Lima y Callao.

También los bienes y servicios tienen diferentes pesos dentro de la canasta, quizás para ti es más importante  la alimentación o la diversión, no sabemos realmente.

La inflación que se publica es útil para la política económica y  para tener una idea de como evolucionan los precios de la economía pero tenemos que tener en cuenta que es un concepto muy amplio quizás un poco vago para nuestra realidad.

Las personas que mejor definen a la inflación son las amas de casas porque todos los días o semanalmente compran en los mercados. También los padres de familia que sienten que cada vez pueden compran menos o llevar menos artículos de consumo y divertirse menos con la familia con el sueldo que reciben mensualmente.

Para tener una idea más clara de lo que es la inflación, tenemos que recurrir a la aritmética. La inflación es un porcentaje relacionado al aumento de los precios de los bienes y servicios. Por ejemplo, si un día compraste el kilo de arroz en S/. 5.00 y después de algunos días el precio aumentó a S/. 10.00 entonces podemos decir que la inflación de este producto fue el 100%. Si la entrada a un concierto de rock costaba hace un año S/.100.00 y ahora cuesta S/.120.00 entonces la inflación anual fue de 20%.

Entonces lo que nos interesa es cómo suben los precios de los bienes y servicios que consumimos sin tener que estar pendiente a la inflación que publica el INEI. Es momento de que seamos conscientes de la importancia que tiene la inflación en nuestro bienestar futuro.

La inflación es el enemigo número uno de la capacidad adquisitiva que no es otra cosa que la cantidad de cosas que puedo comprar con el sueldo que gano o con el dinero que obtuve en un negocio. Por ejemplo, si gano S/.1,000.00 mensual y quiero relacionar este ingreso con las compras mensuales de alimentos que hago para mi familia, y asumiendo que este monto asciende a S/.500.00 entonces podré comprar alimentos para dos meses. Luego con el dinero restante podré efectuar otros gastos o ahorrar una parte porque como dice el refrán "No sólo de pan vive el hombre".

Pero, ¿por qué suben los precios?

Antes de investigar las causas del porqué de la inflación sigamos con nuestro ejemplo.
Supongamos que transcurre un año y tú requieres gastar S/.750.00 mensual para comprar los mismos  alimentos. Y sigues ganando lo mismo. Luego esta vez tu ingreso no te alcanzará para comprar dos veces la canasta o adquirir ésta durante dos meses, sino, solamente por 45 días. Y supongamos que de igual manera transcurre otro año y tienes que gastar S/.1,000.00 para que tu familia pueda consumir igualito que en los dos últimos años. Ahora tu renta solamente te alcanza para comprar un mes. Te das cuenta que tu capacidad adquisitiva ha disminuido fuertemente.

Lo que está sucediendo es que el sueldo, en términos de la canasta que has venido comprando mensualmente hace dos años, está disminuyendo. Los economistas le llaman a la capacidad adquisitiva "el sueldo real". En otras palabras, el ingreso nominal o corriente  se divide entre el monto de dinero que gastas. Esta es la forma de verificar la evolución de tu capacidad adquisitiva. La información que publica el INEI no te es útil realmente. Es muy general.

Como puedes apreciar, la inflación de los alimentos te perjudica. Lo que tienes que hacer ahora es ver los precios de las cosas que compras, no solamente comida, sino los servicios que consumes como es el caso del colegio y  universidad de los hijos, viajes, luz, agua, cable mágico, internet, teléfono móvil y fijo, etc. Tienes el suficiente tiempo, pues, revisa los últimos 10 años y fíjate si sigues comprando lo mismo con una cantidad específica de dinero. Ten en cuenta que la inflación es un enemigo silencioso del sueldo real.

24/11/2013

¿Qué sucederá con el tipo de cambio en el 2014?


Hace unas semanas publiqué un artículo en este blog sobre las expectativas racionales relacionado a las noticias que comenzaron a publicarse respecto a la posibilidad de que la Reserva Federal (banco central de los EEUU) conocido como la FED, disminuya el ritmo de emisión de dólares el mismo que alcanza nada menos que 85,000 millones de dólares mensuales, donde se explicó cómo las expectativas influyeron en el aumento de las tasas de interés en dólares, en la depreciación de nuestra moneda y en la disminución de los índices de la bolsa tan sólo con el  comentario de unos de los personajes más poderosos del planeta.

Hoy en día se siguen publicando artículos y columnas al respecto donde el dolor de cabeza es cómo nos veremos afectados el próximo año sobre todo considerando que aún somos una economía con altos niveles de dolarización en los depósitos bancarios, en muchos precios de bienes de capital y en los créditos.

Waldo Mendoza, jefe del departamento de economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú escribió en una columna del diario El Comercio el día jueves 17 de octubre del presente año donde manifestó que esperaba que las tasas en dólares tengan una fuerte subida, que la bolsa se vea afectada y que el tipo de cambio aumente. Todo esto en un escenario que la FED disminuya la expansión de dinero que viene sosteniendo. La recomendación de Mendoza fue que el BCRP siga comprando dólares de tal manera que las Reservas Internacionales Netas sirvan para evitar una fuerte depreciación de nuestra moneda respecto al dólar de los EEUU. La preocupación es obvia toda vez que aumento de la tasa de interés en los EEUU  impactará a todas las economías del mundo por muy autárquicas que sean.

En el caso de la economía peruana, si las tasas en esta moneda se incrementarían entonces nuestras familias y empresarios endeudados en la divisa norteamericana, dependiendo de la intensidad del aumento de la tasa de interés, del volumen de la deuda y pagos mensuales que éstos efectúan, podrían tener problemas de pagos.

Otro posible efecto que se podría presentar internamente es que al subir la tasa de interés en dólares, los activos en esa moneda se vuelvan más rentables en nuevos soles ocasionando una mayor demanda  de dólares presionando al tipo de cambio a subir y ocasionado que la dolarización financiera se vuelva más intensa.

Ahora bien, ¿qué se espera que haga el BCRP? Quizás continúe bajando la tasa de interés de referencia de la política monetaria dado su “compromiso” con la demanda agregada. Obviamente que esta institución al inyectar más dinero a la economía impulsará la oferta de crédito justo cuando estamos muy cerca de una inflación del 3%; por otro lado, al estar implementando una política monetaria contracíclica con el objetivo de estimular la demanda agregada, entonces esta medida pondrá más leña al fuego en el sentido que favorecerá una depreciación de la moneda nacional que es justamente lo que se quiere evitar.

Veamos algunas estadísticas de la balanza de pagos que nos den una idea general de cómo va el flujo de dólares, que de seguro, nos llevará más de una sorpresa.

Si comparamos el III trimestre del 2012 con el del 2013 de acuerdo a la tabla de abajo,  vemos que la cuenta corriente, la cuenta financiera e inclusive la balanza de pagos no han mejorado en absoluto, es más, se han vuelto más deficitarias o menos positivas. Llama la atención la cuenta financiera que disminuyó de 5,158 a 2,091 millones de dólares y el saldo de la balanza de pagos, que después de haber tenido un superávit de 3,240 millones de dólares, tuvo un déficit de -412 millones de dólares[1].

 
III trim 2012
III trim 2013
Ene-set 2012
Ene-set 2013
Cuenta corriente
-2,333
-2,819
-4,929
-8,436
Cuenta financiera
5,158
2,091
15,870
12,603
Balanza de pagos
3,240
-412
11,962
3,988

 Si efectuamos la comparación entre los montos acumulados del mes de enero a setiembre para los años antes mencionados observamos que la tendencia fue nada alentadora. La cuenta corriente, de haber tenido un déficit de -4,929 millones de dólares, pasó a otro más intenso, -8,436 millones de dólares. Y el saldo de la balanza de pagos, después de haber sido 11,962 millones de dólares, disminuyó fuertemente a 3,988 millones de dólares.

De acuerdo a estos resultados podemos decir que el flujo neto de dólares a nuestra economía ha adoptado una tendencia decreciente lo que resulta realmente preocupante si agregamos el posible escenario que nos espera en el 2014 de acuerdo a lo explicado anteriormente.

 




[1] Estadísticas tomadas del resumen informativo 46 del BCRP del 22 de noviembre 2013

20/11/2013

!Alarma!, !bajan la tasa de interés siendo la inflación un problema latente!

Hace unos cuantos días el Banco Central de Reserva del Perú disminuyó la tasa de interés de referencia de la política monetaria. Los medios periodísticos y muchos entendidos en la materia se sorprendieron con esta medida, pues no se esperaba semejante cambio dado que esta institución dos semanas antes de tomar esta decisión había anunciado que la desaceleración de la actividad económica había tocado fondo. Pues, estábamos contentos al respecto sobre todo si dicha institución lo manifestaba a los cuatros vientos.

Pero ahora la cosa ha cambiado pues otra vez tenemos  la duda si nuestra economía realmente  había iniciado un nuevo despegue o si lo que se dijo fue un error de apreciación de la realidad y que por tanto la economía se está desacelerando.

Al respecto, para efectuar un análisis que nos permita deducir que está sucediendo realmente primero haremos una brevísima explicación de la estrategia que viene utilizando el BCRP desde el año 2002 la que se denomina “el esquema de meta explícita de inflación”.

En la actualidad la autoridad monetaria tiene como meta que la inflación anual sea del 2%  más o menos 1%, es decir, la inflación puede estar entre 1% y 3%, y para el efecto tiene como variable operativa la tasa de interés. Supongamos que se espera que la inflación sobrepase este intervalo o esté muy cerca al 3% entonces la autoridad monetaria actúa aumentando la  tasa de interés de referencia, que influye en la tasa de interés interbancaria, para desacelerar la demanda agregada, es decir, consumo al crédito y la inversión mediante préstamos empresariales. Partiendo de la tasa antes mencionada, todas las tasas de interés son afectadas.        

Entonces nos hacemos la siguiente pregunta: ¿si el banco central ha disminuido la tasa de interés será porque la inflación ya no es un problema?, la respuesta sería un sí rotundo, pero la realidad es desafortunadamente otra. Veamos un poco de estadísticas sobre la inflación.

Si comparamos los precios de octubre de este año con los del mismo mes del año anterior, tenemos que la inflación fue del 2.65%. Y si obtenemos un promedio de las inflaciones  anualizadas en cada uno de los meses hasta el mes de octubre, este arroja un valor de 3.66% ¡PRIMERA ALARMA!

Por otro lado, tenemos que la inflación acumulada al mes de octubre de este año fue 2.91%, y esto es muy preocupante por la sencilla razón que solamente quedan noviembre y diciembre para cerrar el presente año, y si queremos que la inflación no sobrepase el 3% entonces ésta debe ser como máximo del 0.09%, y en cada uno de los meses, 0.045%, lo cual se ve muy complicado si tenemos en cuenta el valor que tuvo  la inflación en el mes de diciembre en los últimos 3 años. Veamos.

La inflación mensual en el mes de diciembre de los años 2010, 2011 y 2012 fue de  0.18%, 0.27 y 0.26%, respectivamente. Entonces, ¿puede ser la inflación de 0.045% en estos dos meses que se nos vienen? ¡SEGUNDA ALARMA!

Luego, ¿por qué el banco central disminuyó la tasa de interés de referencia de la política monetaria si la inflación es actualmente un problema?

La respuesta es muy fácil de deducir: “el banco central ha reducido la tasa de interés de referencia porque tiene como objetivo estimular la demanda agregada, es decir, el consumo y la inversión, lo que significa que está adoptando una política monetaria contracíclica y dejando como segunda prioridad su razón de ser,  la inflación”

Luego, esta institución está asumiendo funciones que no le corresponde: influir en la actividad económica.


6/11/2013

Creación de medios fiduciarios y el sistema de reserva fraccionaria

Los bancos comerciales tienen la facultad de crear liquidez  por la sencilla razón que están autorizados a prestar una gran proporción de nuestros depósitos y esto lo hacen manteniendo tan solo un pequeño porcentaje como reserva lo que se conoce como el encaje. Pero, ¿cuál es la lógica que subyace a este sistema de reserva fraccionario? Veamos.

Cuando uno de nosotros efectúa un depósito, el banco comercial  toma una buena proporción  de éste  y se lo presta a aquellos que requieren dinero ya sea para consumo o inversión. Así, a través de infinitos procesos de depósitos y préstamos el dinero depositado se convierte en la liquidez bancaria.

Sin embargo, como todos sabemos, si los depositantes se dirigen a los bancos para retirar su dinero, simplemente no lo encontrarán porque éstos han sido utilizados para hacer el negocio predilecto: prestar dinero que no es suyo y cobrar altos intereses. Pero como no todo es felicidad, este sistema crea las condiciones para que los bancos comerciales emitan activos financieros conocidos en la literatura monetaria como medios fiduciarios los mismos que se caracterizan por no tener respaldo en dinero o en un metal precioso ocasionando exceso de liquidez, un mayor gasto sin que se haya ahorrado más y por tanto una inflación crónica como la que vivimos hace varias décadas.

Con la finalidad de profundizar en el análisis vamos a desarrollar dos sencillos ejemplos  utilizando el depósito a la vista el mismo que se relaciona con una cuenta corriente y con la capacidad de hacer pagos con cheques. Cabe destacar que el dinero es una clasificación dentro de los agregados monetarios y está compuesto por la suma del dinero en efectivo que circula en la economía y los depósitos a la vista. Por tanto este tipo de depósito goza de una gran liquidez.    

El primer caso consiste en que un empresario llamado Víctor efectúa un depósito a la vista en el  banco cuyo nombre es  FIDUCIARIO  por un valor de 1,000.00 unidades monetarias, (u.m) para efectuar pagos a sus proveedores y comprar de insumos para la producción. Según el balance 1, en el activo tenemos la cuenta caja con el dinero disponible, y en el pasivo, la cuenta depósito a la vista, que es una deuda.




En el balance 2 tenemos un segundo momento en que FIDUCIARIO le presta a Santiago, un joven emprendedor, la cantidad de 900.00 u.m. quien necesita el dinero para comprar muebles para su casa porque recién ha contraído matrimonio. Dado que el banco le ha entregado dinero en efectivo a Santiago, la cuenta caja  se reduce a 100.00 u.m. pero aparece una nueva cuenta en el activo denominada préstamo por el monto referido. En el pasivo se mantienen depósitos a la vista por S/.1,000.00 que es la deuda que tiene el banco con el empresario.




Analizando el movimiento bancario, la liquidez total asciende al monto de 1,900.00 u.m., que es la suma del depósito a la vista de Víctor y del dinero que tiene Santiago, lo que no se puede apreciar directamente en el balance.  Sin embargo es importante resaltar que el banco ha creado dinero fiduciario por un monto de 900 u.m dado que Víctor puede girar cheques por 1,000.00 u.m. habiendo tan solo 100.00 u.m. como fondo disponible.

El segundo caso es  más interesante porque en vez de hacer entrega del préstamo en efectivo en la ventanilla, a Santiago se le crea una cuenta corriente “como si éste hubiese recibido el efectivo del banco y lo hubiese depositado a la vista”.

En el balance 3 se puede apreciar fácilmente como la liquidez ha aumentado a un valor de 1,900.00 u.m. a través de la creación de un depósito a la vista (S/.900.00) “de la nada” sin que ningún ser humano haya ahorrado y efectuado un depósito.




En el pasivo ahora existen dos depósitos a la vista de donde se pueden girar cheques por un monto de 1,900.00 u.m. habiendo sólo 1,000.00 u.m. disponible.  Luego, la pregunta es: ¿cómo es esto posible? La respuesta es la siguiente: FIDUCIARIO ha creado dinero de la nada con un depósito a la vista que existe tan solo contablemente.

Existen 900 u.m. que prácticamente tiene dos dueños: Víctor y Santiago, ambos sin saberlo. Todo dependerá del tiempo que se tome cada uno  en el uso de su talonario de cheques. El riesgo del banco es que ambos giren a la vez. Sin embargo esta institución financiera, con la experiencia que tiene, maneja los tiempos sobre la demanda de dinero por parte de los potenciales giradores de cheques mientras otras personas están efectuando nuevos depósitos  y así disponer de caja para poder pagar los cheques en efectivo. Sin embargo no se puede dejar de lado que el banco  “ofrece lo que no tiene y no puede cumplir lo que ofrece”. Ofrece lo que no tiene en el sentido que presta dinero sin que sea de su propiedad, y no puede cumplir con lo que ofrece debido a que si los depositantes van al banco a retirar su dinero no lo encontrarán.

Siguiendo con el ejemplo, si Santiago gira un cheque por S/.900.00  y éste es cobrado entonces el activo y pasivo del banco quedan según el balance 1. Esta vez la liquidez serán los S/.1,000.00 en depósitos a la vista más el circulante en poder de la persona a la cual Santiago le giró el cheque por S/.900.00. Aún se mantiene el dinero fiduciario dado que en el banco solamente queda 100.00 u.m. sabiendo de antemano que  Víctor puede girar cheques por un valor de 1,000.00 u.m.

El sistema de reserva fraccionario explicado anteriormente puede ser comparado con el sistema bancario de antaño el mismo que consistía en que los bancos recibían depósitos de oro y a cambio entregaban billetes de banco o certificados de depósitos. Éstos eran aceptados por la comunidad como medios de pago porque existía la plena seguridad que en cualquier momento el tenedor de estos activos financieros podía acercarse al banco e intercambiarlo por oro. Con cada depósito de este metal, el activo y pasivo del banco aumentaba, pues se incrementaba la tenencia de oro  y la economía contaba con una mayor cantidad de billetes de banco, respectivamente. 

En el caso contrario, si un poseedor de billetes o certificados se acercaba al banco y solicitaba el oro entonces éste le entregaba físicamente el equivalente sin ningún problema dada la existencia del metal precioso en la bóveda. Esa vez, el activo del banco  (oro) y el pasivo (billetes de banco que circulan) disminuyen.

Retornando a nuestro ejemplo, supongamos que en vez de depositar 1000.00 u.m. en dinero, Víctor deposita oro por el valor monetario antes mencionado y recibe a cambio billetes de banco por dicho monto. Éstos pueden circular libremente por la economía a través de diferentes personas para efectuar cualquier tipo de transacción en el mercado. Luego Víctor empieza a efectuar pagos con los billetes y los receptores de éstos no se hacen ningún problema dada la plena confianza que existe en estos documentos  financieros toda vez que tiene un respaldo seguro.

Sin embargo FIDUCIARIO  es tentado al igual que lo fue Eva en el paraíso. En este caso la serpiente le dice a FIDUCIARIO en el oído “existe muy poca intención por parte de los tenedores de los billetes de banco para intercambiarlos por oro. Tú sabes que esto es consecuencia de la gran confianza que tiene la sociedad en ustedes los banqueros……... si la gente no te viene a buscar para pedirte oro a cambio de los billetes de banco que tú has emitido, entonces, ¿acaso no podrás emitir más billetes, por decir, 9,000.00 u.m. asumiendo que en el peor de las circunstancias solamente vendrán a cambiar billetes de banco por oro por un valor de 1,000.00 u.m. y así te haces muy rico? Así te apropias de 9,000.00 u.m. sin que exista oro, y este monto se convierte en una utilidad para ti más los intereses que deben pagarte y por último, nunca tendrás que devolver los S/.9,000.00 porque nadie te los ha prestado. Es tú oportunidad de volverte millonario de la nada”.

Pero la conciencia de FIDUCIARIO le dice: “no hagas caso, todo esta aventura financiera traerá consecuencias catastróficas en el futuro cercano, pues, los precios de la economía aumentarán afectando  el valor del dinero, generarás ciclos económicos de auge y luego profunda recesión, gran desempleo y arruinarás la estructura productiva de la economía volviéndola menos productiva como consecuencia del consumo del capital y las pocas inversiones, pero claro,  antes que esto suceda serás poderoso en alianza con el estado y el gobierno. En ese entonces ya serás muy rico, piénsalo bien”.

Nuevamente la serpiente lo tienta a FIDUCIARIO, “ no te preocupes, yo conozco el futuro, pronto se creará un banco estatal que será un prestamista de última instancia y salvará a los bancos cuando venga las crisis, pues, ustedes siempre ganan”

Ante tal tentación, FIDUCIARIO cae y emite billetes de banco por S/.9,000.00 de la nada de tal manera que solamente el 10% de los  billetes que están circulando en la economía, tienen respaldo en oro. Implícitamente el banco estaría adoptando un coeficiente de reserva del 10% sobre la liquidez.

Los billetes de banco emitidos artificialmente  son un sustituto perfecto de los primeros billetes que sí tienen respaldo en oro (1,000.00 u.m.). La comunidad no podrá identificar cuáles son los originales. Solamente percibe que la liquidez ha aumentado. Luego se han originado medios fiduciarios por un monto de S/.9,000.00. Y así fue como los bancos comenzaron a crear dinero sin respaldo.

En la actualidad, los bancos no crean billetes porque ya no existe el patrón oro, pero sí crean depósitos a la vista que es algo muy parecido. Si comparamos estas operaciones bancarias, en principio son muy similares en el sentido que en ambas situaciones la liquidez se ha expandido sin que se haya generado el respectivo ahorro y los bancos cobran intereses del dinero fiduciario que no tiene respaldo.

Podemos concluir que el sistema de reserva fraccionaria tiene como piedra filosofal el uso de recursos por parte de los bancos que no es de su propiedad con la finalidad de expandir la liquidez dizque en beneficio de la sociedad dado que las empresas contarán con mayores recursos para efectuar sus inversiones. Sin embargo queda la duda si vemos todo este asunto desde una perspectiva ética-moral y económica, pues, un grupo de instituciones recibe insumos (depósitos) para cuidarlos pero los utilizan para producir un producto (préstamo). Nunca compran el insumo  y solo les genera una insignificante tasa de interés comparada a las que cobran cuando prestan el dinero. Como muchas personas tienen sus depósitos un buen tiempo sin moverlos, entonces, los insumos que utilizan los bancos vendrían a ser como una especie de regalo, al menos por un buen tiempo. No se cumple el principio empresarial de comprar barato y vender caro, sino, lo que se estaría haciendo a vista y paciencia de todos nosotros y de las autoridades es lo siguiente: “con el regalo que me haces vendo caro”.

Desde una perspectiva jurídica un contrato no puede tener dos percepciones distintas por los actores, pues, con el sistema de reserva fraccionaria aplicado a los depósitos a la vista, el depositante firma un contrato para que le cuiden su dinero, es decir, un contrato de depósito, mientras que el depositario firma el mismo  como si fuese un préstamo asumiendo que el depositante está renunciando por un determinado periodo de tiempo a la propiedad de su dinero lo cual no es cierto debido a que éste debe estar siempre disponible.  

Luego el sistema de reserva fraccionaria es incoherente desde un punto de vista jurídico, ético moral y también económico porque expande la liquidez ocasionando que la economía tenga una inflación crónica de la cual no podemos desprendernos. En tal sentido, lo recomendable es que los depósitos a la vista mantengan un coeficiente de caja del 100% dada la naturaleza jurídica y económica de éstos.